Artículos, Noticias

Construyendo una cultura de aprendizaje organizativo

La forma de entender y trabajar en las organizaciones ha dado un giro espectacular en cuanto a prioridades, recursos, necesidades y formas de trabajar. Hemos sido testigos que toda estrategia y planificación, en cuanto a objetivos y resultados, dejaron de tener sentido. Todo había cambiado de un día para otro. Y nos cogió por sorpresa.

Hemos visto que no teníamos ni las capacidades ni los recursos necesarios para afrontar lo inesperado. Sólo algunas empresas han aprovechado la oportunidad y han sido capaces de corregir su rumbo y reorientar todos sus recursos hacia soluciones tremendamente rápidas y flexibles, adaptando y focalizando sus esfuerzos con actividades de mejora, innovación y reorientación, en muchos casos, del negocio. Esto no se consigue por ciencia infusa. El famoso “eureka” no llega por sí solo. Sólo llega después de mucho tiempo de trabajar y pensar de forma diferente.

Para ello, es absolutamente necesario crear organizaciones con cultura de crecimiento, ágiles, flexibles, creativas e innovadoras. En suma, culturas basadas en el aprendizaje organizativo.

Para qué una cultura de aprendizaje

aprendizaje-humannova

Una cultura de aprendizaje significa interiorizar en su globalidad un conjunto de actitudes, valores y prácticas que acompañan e impulsan el proceso de aprendizaje continuo dentro de una organización. A través del aprendizaje, los profesionales pueden reinterpretar su entorno y su relación con él. Una verdadera cultura de aprendizaje desafía continuamente sus propios métodos y formas de hacer las cosas. Este enfoque facilita la innovación, la mejora continua y la capacidad de cambio. Esto, a su vez, permite a los profesionales obtener el conocimiento, las habilidades y el expertise necesario para dar lo mejor de sí mismos, y ayudar a la organización a crecer a través de su desarrollo personal y profesional.

Por qué es importante una cultura de aprendizaje

Las organizaciones mejor posicionadas, con excelentes resultados de negocio y con un gran impacto en el mercado, suelen ser organizaciones de alto rendimiento, que se caracterizan entre otras cosas, por poseer una fuerte cultura de aprendizaje. Desde el punto de vista del crecimiento profesional y organizativo podemos señalar, además, otros beneficios:

  • Favorece la agilidad y eficacia organizativa. Mejor respuesta ante los cambios
  • Aumenta el desempeño de los profesionales. Mayor eficiencia y productividad
  • Mejora la capacidad para alcanzar los objetivos profesionales y de la organización
  • Normaliza la capacitación y recapacitación (upskilling y reskilling)
  • Crece el nivel de engagement de los empleados.
  • Impulsa la interacción y la colaboración entre los profesionales de la organización. Mejora el feedback y la escucha activa
  • Aumenta la creatividad y la innovación. Se impulsa la figura del intraemprendedor
  • Incrementa la fidelización del talento y favorece el employer branding
  • Y, por último, mejora la satisfacción del cliente interno y externo

Características de una cultura de aprendizaje

Estas características pueden variar de una organización a otra, pero todas tienen una serie de rasgos comunes que las hacen únicas.

    • La estrategia y objetivos del negocio están estrechamente alineados con la estrategia y los objetivos de aprendizaje
    • Los valores de la organización reflejan claramente la importancia del aprendizaje continuo y el autodesarrollo
    • Los líderes promueven e impulsan la importancia del aprendizaje en la organización
    • El aprendizaje es clave en todas las prácticas de gestión del talento
    • La organización pone medios y recursos para favorecer el aprendizaje y genera ecosistemas de crecimiento
    • El aprendizaje es una forma de vida (learning way of life). Se encuentra en todos los niveles e interacciones de la organización.
    • Los profesionales de la organización se caracterizan por poseer una mentalidad de crecimiento y aprendizaje. Son responsables de su propio desarrollo basado en el compromiso por aprender (learning accountability)

aprendizaje-organizativo-humannovaaprendizaje-organizativo-humannova

Cómo construir una cultura de aprendizaje

Existen diferentes formas de crear organizaciones con cultura de aprendizaje. Cada una escoge el camino que va más alineado con su visión, misión y valores corporativos. De todas maneras, creemos que existen ejes comunes que establecen la base de una cultura de aprendizaje:

  1. Posicionar el aprendizaje como valor organizativo
    Los valores corporativos son las guías que reflejan nuestro comportamiento y conductas dentro y fuera de una organización. Son los principios éticos y profesionales que rigen nuestra forma de ser como organización. Si queremos que el aprendizaje impregne la cultura de la empresa debemos enfatizar su importancia y darle la visibilidad que necesita.
  2. Crear canales formales e informales de intercambio de conocimiento y experiencias
    Las organizaciones con cultura de aprendizaje promueven y premian conductas y actitudes relacionadas con el aprendizaje individual y grupal. Incluyen y valoran el aprendizaje en el desempeño de sus profesionales. Además, generan tiempo y recursos (herramientas y guías) para crear y compartir contenido de manera efectiva con el resto de la organización
  3. Impulsar organizaciones de alto rendimiento
    Las organizaciones de alto rendimiento destinan muchos recursos a la formación de todos sus profesionales, ya que el aprendizaje de nuevas habilidades y formas de trabajo más agiles y flexibles, colocan a los colaboradores en disposición de poder afrontar nuevos retos con las competencias necesarias para trabajar en un futuro complejo y poco predecible.
  4. Crear programas de upskilling y reskilling
    Adelantarnos al futuro del trabajo y a las habilidades que se van a necesitar para desarrollar a nuestros profesionales es la clave del éxito organizativo. Formar a nuestros equipos en mejorar y/o aprender nuevas skills es prioritario para las organizaciones que adopten la digitalización y la tecnología como acelerador de crecimiento y resultados de negocio.
  5. Predicar con el ejemplo
    Para que la cultura de aprendizaje cale hondo, los líderes deben ser los primeros que actúen bajo esta premisa. Favorecer el aprendizaje de los suyos, pero a la vez, aportando y compartiendo conocimientos y experiencias con sus equipos. Tienen que asumir el rol de coaches del aprendizaje e impregnar todas sus conversaciones, ya sean formales o informales, con un espíritu de desarrollo y favorecer el crecimiento de los profesionales de la organización de manera sostenible y recurrente.
  6. Potenciar la responsabilidad individual
    La organización debe ser capaz de crear y favorecer entornos de aprendizaje, dándole importancia como valor organizativo y desarrollando herramientas y guías. Pero, por otro lado, debe hacer especial hincapié en la responsabilidad individual de cada profesional en su aprendizaje y desarrollo profesional. Crear planes de acción propios con objetivos e indicadores de éxito, debería ser fundamental para estimular la autorresponsabilidad en el aprendizaje. No existe peor inversión que dejar en manos de otro el desarrollo profesional.
  7. Favorecer el pensamiento sistémico
    El pensamiento sistémico fomenta el aprendizaje organizativo para fortalecer comportamientos y disminuir debilidades organizativas e individuales. Es la capacidad de ver y analizar a la organización como una globalidad (big picture), contemplando sus interrelaciones y conexiones y llegando a soluciones efectivas de fuerte impacto en el negocio. Es, además, el entender como los cambios en una sola área afectan a la totalidad de la organización. Parece claro desde esta perspectiva, que adoptar una cultura de aprendizaje afectará a la forma de entender y relacionarse, tanto en interno como en externo, creando nuevas formas de encarar el futuro organizativo.
  8.  Hacer del aprendizaje un referente de marca
    Demostrar que el aprendizaje y el desarrollo es algo esencial en la organización. Hacerlo visible en todos los procesos de atracción de talento de una manera transparente y sincera. Potenciar el employer branding especificando que el aprendizaje es un valor firme para la compañía y una de las mejores formas de obtener resultados y beneficios para todos los integrantes de la organización.
  9. Medir los avances y reorientar estrategia y objetivos cuando sea necesario
    Crear indicadores y medir los avances sería básico para conocer si la estrategia aplicada en cuanto a interiorización de una cultura de aprendizaje organizativa genera los resultados esperados. Sería idóneo realizar seguimiento de los efectos del aprendizaje en las ventas, en la satisfacción del cliente, en el clima laboral, en el desempeño de los profesionales, en la motivación, etc. Todos sabemos que si algo no se puede medir es muy difícil de controlar y saber si vamos por el buen camino, o es necesario reorientar nuestra estrategia de aprendizaje en la organización.

 

Marc Vigilante
Director Asociado
Grupo Humannova

Si te ha resultado interesante este artículo, puedes seguirnos en TWITTER y suscribirte a nuestra NEWSLETTER.

grupo-humannova

*Imágenes obtenidas de Freepik

Escribe un comentario

¡RECIBE NUESTRA NEWSLETTER!

×